Este plato francés es para muchos uno de los favoritos. El sabor distintivo de Old Amsterdam es el toque final perfecto para este plato ya tan bueno por sí mismo. ¡Que aproveche!