Una torta encima de otra con un relleno de queso fundido, según los mexicanos es una quesadilla. Llámala como quieras pero cortada, esta tostada latina, claramente es una tapa con el éxito inmediato asegurado.